Las tarjetas de crédito indudablemente nos hacen la vida mucho más fácil a todo el mundo, con ellas no tenemos necesidad de llevar dinero efectivo con nosotros, su uso es constante y a lo largo del día la usamos para pagar una gran cantidad de cosas, desde compras con importes realmente elevados a compras que en muchas ocasiones no superan unos pocos euros, ¿pero que sucede si perdemos nuestras tarjeta de crédito? ¿y si nos la roban podrán usarlas?.

¿Se puede usar mi tarjeta de crédito si me la roban?

La respuesta a esta pregunta es si, pero por fortuna es un si con muchas matizaciones. Las medidas de seguridad de las tarjetas de crédito son muy altas y cada vez son más elevadas, pero por supuesto nosotros como usuarios de las mismas tenemos que colaborar para que estas medidas de seguridad sean efectivas.

La primera medida de seguridad que tenemos que hacer es avisar inmediatamente en caso de que se nos pierdan o nos roben las tarjetas de créditos, debemos de tener memorizado en nuestro teléfono móvil los teléfonos de contactos de nuestras entidades bancarias para poder avisar inmediatamente para que anulen nuestras tarjetas, por desgracias esto no es siempre posible y en ocasiones pasan varias horas hasta que nos percatamos de la ausencia de las mismas.

seguridad tarjeta credito

Otra medida de seguridad que ya ciertamente tiene poca utilidad pero que nunca esta de más recordad es firmar siempre nuestras tarjetas de crédito, todas las tarjetas de crédito deben de ir firmadas por el propietario de la misma, si bien es cierto que ya pocos negocios admiten la autenticación de la autorización por firma debemos de poner al lado de nuestra firma una indicación pidiendo que se solicite el documento de identidad a la vez que se pide la firma, de esta forma evitaremos que si nos roban nuestra documentación pueden efectuar compras intentando falsificar nuestra firma.

La forma más habitual de confirmar las compras con las tarjetas de crédito es a través de un código PIN, con este código PIN nos identificamos cada vez que operamos con nuestra tarjeta de crédito, como una medida de toda lógica debemos de recordad que siempre tenemos que memorizar este código PIN y nunca debemos de guardarlo escrito y mucho menos cerca de la tarjeta de crédito.

Cuando realizamos compras con las tarjetas de crédito tenemos que tener la precaución de evitar que el código PIN pueda ser visto por las personas que estén cerca nuestra y también tener la precaución de que no pueda ser grabado por algún medio electrónico, en muchas ocasiones los ladrones utilizan una técnica que consiste en grabar mediante cámaras o teléfonos móviles la zona donde se introduce el código PIN de la tarjeta para más tarde intentar robar las tarjetas de crédito y usarlas con nuestro PIN.

En ocasiones las innovaciones de las tarjetas de crédito parecen que no vienen todo lo acertada que debieran, lo último en tarjeta de crédito es la tarjeta contactless, con este tipo de tarjetas se pueden realizar pagos inferiores a veinte euros sin tener que introducir el PIN de la misma con solo acercar la tarjeta al TPV o Terminal de Punto de Venta es suficiente.

Esta forma de pago ha sido criticado por muchos usuarios pues es un fallo de seguridad bastante importante, es cierto que la mayoría de las entidades bancarias incorporan unos filtros de seguridad que en función a los hábitos de compras rutinarios de los clientes detectan si hay una actividad anormal y en caso de que sea así bloquean automáticamente la tarjeta de crédito.

El riesgo más importante para la tarjeta de crédito reside en el uso que se le pueda dar en internet para realizar compras, en caso de que nos la roben o sustraigan pueden realizarse compras en comercios electrónicos por importes muy elevados que nos pueden deparar muchos problemas en nuestra cuenta corriente.

Lo ideal para evitar esto es que nuestra entidad bancaria cuente con un sistema de seguridad para realizar compras en comercio electrónico, hay varios métodos pero uno de los más eficaces que esta ya ampliamente extendido es que cada operación de comercio electrónico tenga que validarse mediante la introducción de un código que nos mandaran a nuestro teléfono móvil.

Con este sencillo protocolo se evita que nadie pueda operar con nuestra tarjeta de crédito en internet si no tiene acceso también a nuestro teléfono móvil, con lo cual ya se complica bastante la cosa para poder hacer un uso fraudulento de la misma.

Como vemos las tarjetas de créditos tienen bastante seguridad pero aún quedan algunas lagunas que hacen que su uso no sea cien por cien seguro, cumplir con todas las normas de seguridad que desde nuestra entidad bancaria nos piden y tener sentido común y precaución a la hora de usarlas es la mejor recomendación que puede seguir.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies