Tener un sistema de alarmas instalado en casa no debe de darnos ningún tipo de problemas, pero si mezclamos en la misma combinación mascotas y sistemas de alarmas podemos encontrarnos que los falsos saltos de alarmas se multiplican, ¿por que se puede producir esto?, la explicación es bastante sencilla la mascota interfiere en el sistema de alarmas cuando este está activado, para evitar esto tenemos que seguir unos sencillos consejos, de está forma nos evitaremos estos problemas.

Consejos con mascotas y alarmas

Los sistemas de alarmas pueden estar preparados para convivir con nuestras mascotas en el interior de la vivienda hasta unas ciertas condiciones. Lo estándar es que estos sensores anti mascotas puedan soportar un cierto umbral de peso, lo normal suele estar entorno a los 20 kilos, por encima de ese peso lo normal es que salte el detector, si ponemos por caso un detector de movimiento que no saltara ante la presencia de un perro de una raza grande, por ejemplo, un pastor alemán que puede estar en torno a los 40 kilos, fácilmente tampoco saltara  en caso de que entre un intruso.

mascotas y alarmasOtro problema muy común de encontrar con las mascotas y alarmas son la presencia de los gatos en las viviendas. Los gatos como es lógico no nos darán problemas de peso, pero el problema que aporta esta especie es precisamente la naturaleza que tiene, si el animal es muy activo y juega mucho lo normal es que salte de un sitio a otro, esa actividad en presencia de un detector puede asegurar que producirá un salto de alarma nuestra mascota. La explicación es muy sencilla cuando el detector esta activado está captando el volumen de todos los objetos de una habitación, si en esa misma habitación se produce un salto por parte del gato hacia un mueble por ejemplo, el sensor captara el volumen del mueble más el del gato, por poner una analogía es como si se hubiera movido el mueble entero, eso producirá un falso salto de alarma.

Para evitar este problema tenemos varias opciones que podemos llevar a cabo, pero en todas ellas requiere un compromiso por parte del usuario. La solución más fácil rápida, segura y sencilla es asignar una parte de la vivienda donde se pueda quedar la mascota y que impida que entre en contacto con los sensores de movimiento, por ejemplo, si tenemos un gato al marcharnos de la vivienda y dejar la alarma activada dejaremos al animal dentro de una habitación donde no haya ningún detector y cerraremos la puerta con esto evitamos que el animal se mueva y entre en contacto con el resto de los detectores de la instalación.

Otra solución que también se puede realizar es en el caso de no poder llevar a a cabo la solución anterior dejaremos activado solo una parte de sistema de alarmas, en caso de que la parte que está activa se dispare ya entraran en funcionamiento todos los detectores, por ejemplo, si vivimos en un piso y tenemos un gato  una de las soluciones que podemos optar es en poner un contacto magnético en la puerta principal y los detectores interiores permanecerán desactivados, en caso de que se dispare el contacto magnético se activaran el resto de los detectores, con está configuración el animal puede estar libre por el interior de la vivienda.

Sea de una forma o de otra tenemos que ser consciente como usuarios que si queremos convivir con una mascota en una casa donde este instalado un sistema de alarmas alguna precaución tendremos que tomar para que no nos de problemas y falsas alarmas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies