Las estaciones de servicio junto a bancos, farmacias y los despachos de loterías, son los tipos de negocio que están obligados por ley a disponer de un sistema de alarmas de seguridad. Si el local en cuestión no dispone de este sistema de alarma, será sancionado con una falta administrativa grave y eso le supondría una multa que oscila entre los 300 y 3000 euros.
Según el último estudio realizado por la subdelegación de gobierno y la guardia civil de Pontevedra, casi la totalidad del sector cumple con la normativa al 100 %, en esta provincia las 190 gasolineras que hay cumplen al pie de la letra la normativa.
Lo más habitual en este sector es que las alarmas estén conectadas a una central receptora de alarmas, además de disponer de equipos de grabación de audio y video. La normativa de seguridad puede variar de un establecimiento a otro en función de diversos factores como, volumen de dinero que manejen, exposición de riesgo a sufrir atracos, etc. Entre otras medidas de seguridad  se le puede exigir que dispongan de una caja fuerte con diversos métodos de seguridad. También se le puede exigir disponer de puertas blindadas, pulsadores anti atraco, personal de seguridad, etc.
Aunque resulte paradójico un efecto no deseado de esta normativa puede ser la proliferación de falsas alarmas, lo que conlleva la mala utilización de las fuerzas de seguridad y la consiguiente sanción administrativa por esta causa.
Resumiendo, los negocios con alto grado de probabilidad de sufrir robos deben de disponer de las correspondientes medidas de seguridad y hacer un uso eficiente de los mismos, para evitar las falsas alarmas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies