Mantener la seguridad en hogares, oficinas o lugares de trabajo, es una preocupación que la mayoría de las personas tiene hoy en día. Por esta razón se han creado múltiples maneras para tratar de asegurar todos los espacios, y sobre todo el principal punto de ingreso a ellos: las puertas. Estas obviamente son la primera opción que tomará cualquier persona indeseada o ladrón para tratar de entrar. Los datos estadísticos afirman que la mayoría de los delincuentes suelen entrar por las puertas principales o traseras de las casas para cometer sus delitos.

Casi siempre una cerradura común no es suficiente

Muchas veces una cerradura común y corriente no es suficiente y durante un caso de emergencia no podrá servir de mucho. La idea es que las puertas queden bien cerradas y seguras contra posibles ataques.
Esto puede ser la clave para nuestra seguridad y para la protección tanto de nuestra familia como de nuestros bienes materiales.

Otro método de protección para tu hogar muy utilizado es instalar un sistema de alarma electrónica. Si tienes dudas de como funcionan puedes ver un articulo publicado no hace mucho en este mismo blog. ¿Como funciona una alarma?

Puedes ver en este vídeo el famoso truco del tenedor.

Te invitamos a repasar algunas de las opciones que existen en la actualidad para asegurar tus puertas contra cualquier violación, que van desde trucos caseros hasta sistemas más sofisticados:

Escoge una puerta de material y diseño seguro

Es un detalle que aunque parezca lógico, muchas veces no es tomado en cuenta. Las puertas deben estar construidas de un material fuerte y sólido, preferiblemente metal. Si son huecas debes considerar cambiarlas, pues al ser más livianas se pueden destruir fácil y rápidamente. Lo ideal es que sean completamente macizas, fabricadas en materiales como fibra de vidrio, metal o madera sólida. También es necesario tomar en cuenta que las puertas no tengan ventanillas, ya que al romperlas los ladrones podrían abrirla fácilmente desde afuera. Si ese fuera el caso, es mejor que consideres blindar los vidrios por dentro.

Cerrojos y dispositivos de seguridad

Toda puerta principal debería tener un seguro adicional a la cerradura básica. Hoy en día existen varios tipos que ayudan a asegurar la puerta por dentro para que nadie pueda entrar.

Barras transversales

Es uno de los dispositivos mecánicos más eficaces para proteger las puertas de entrada, aseguran tanto en la cerradura como en las bisagras desde su interior. Es una sólida resistencia contra un intento de abrirla por la fuerza.

Cerraduras interbloqueos

Se trata de un pasador o picaporte que no puede abrirse desde afuera ni destruirse fácilmente ya que están hechas de materiales sólidos como acero inoxidable. Algunas interbloqueos están compuestas por varias cerraduras juntas, que se abren con diferentes llaves. Como medida extra de seguridad si una cerradura no está abierta correctamente la siguiente no podrá abrirse tampoco.

Seguros para bisagras

Asegura las puertas contra violación a través de un sistema que protege a las bisagras contra cualquier intento de manipulación desde afuera. Generalmente están compuestos por grandes tornillos y un listón de metal que proporcionan una resistencia de hasta una tonelada y evita el uso de herramientas desde el exterior para abrir la puerta.

Escudos protectores

Se trata de dispositivos que se instalan sobre el cilindro de la puerta, dejándolo empotrado y dando una protección extra a la cerradura. El escudo hace más difícil y ruidoso un posible robo. Están disponibles para todo tipo de puertas y las versiones más modernas vienen dotadas de una alarma electrónica que se activará en caso de que alguien intente violar la puerta.

Medidas de prevención

Además de los dispositivos de seguridad existen medidas más básicas que debemos tomar en cuenta para garantizar la seguridad de nuestras puertas.

Instalar mirillas

Si tienes que abrir la puerta para poder ver cada vez que alguien esté en el exterior entonces los cerrojos de seguridad no servirán de mucho. Las mirillas permiten observar quien llega a tu puerta incluso sin que la otra persona se dé cuenta. Actualmente existen mirillas electrónicas que además tienen la capacidad de grabar lo que pasa alrededor.

Reforzar los marcos

Aunque tengas los mejores dispositivos de seguridad, si el marco de la puerta no está reforzado, un ladrón podrá encontrar la manera de separarlo de la pared. Refuérzalo con tornillos largos lo más profundamente que puedas.

Truco del tenedor

Esta técnica casera se ha hecho viral. Se trata de poner un tenedor en el orificio en el marco de la puerta y hacerle una marca para medir su profundidad. Luego con un martillo debes golpear el tenedor en la marca y doblarlo desde allí con una pinza dejándolo en un ángulo de 90 grados. Se corta el tenedor por la mitad y por último se engancha al hueco de la puerta colocando la parte del mango en uno de los espacios entre los dientes del tenedor y se cierra la puerta. Esto funcionará como un seguro adicional.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies